"Víspera de caza: retrato de un springer"
Cuando empecé con este cuadro, una agente estadounidense, que había catapultado a uno de sus pupilos belgas a la cumbre de los artistas de animales mejor vendidos del mundo, visitó mi exposición de Bruselas. Observando con ojo profesional mis seis perros blancos (ver la lección de acuarela), encontró un defecto en una de las patas traseras que se encuentran en la zona de sombra.
¡Maldición! - me dije in pectore... pues pienso hacer el cuadro del springer con tantísimo cuidado que se va a necesitar todo una vida para encontrarle la más mínima cosilla.

Tres meses y medio más tarde, éste fue el resultado: una de mis acuarelas más conseguidas .
Si comparáis con la foto de referencia podéis jugar a los siete errores.
El fuego chisporrotea en la chimenea y el parafuegos ha desaparecido.
La gorra ha cambiado de posición y la mochila ya no está.
El springer está acostado de tal forma que se puedan apreciar las manchas de su capa.

Podría agrandaros esta foto 20 veces para mostraros en primer plano la delicadeza del pelo de la cabeza, o los detalles del cuero de la bolsa.
En lo que se refiere a pintar hasta el más mínimo detalle, es muy difícil superar esto.
Honni soit qui mal y pense!

Habréis observado que la insignia con la tórtola ya no lleva la inscripción "Club des Cent" sino "Cyrille Jubert's Fan".
Como habéis leído la visita guiada desde el principio, no hace falta que os explique que ésa es mi firma escondida.

 

Aquí tenéis un primer plano de las botas, en el se puede ver el hilo trenzado de las costuras, y que podría inspirar los más grandes ditirambos... Tenéis que admitir que parece que las botas se salen del cuadro..

Haced un alto en el camino para ver un estudio comparado de dos springers.
Clic aquí

Continuar la visita

. Perros en un jardin