" Víspera de caza: retrato de un springer "

Cuando expuse por primera vez en el Country-show de París, los demás artistas de animales besaban el suelo que pisaba un coleccionista que estaba vaciando sus stands desde primera hora para elegir los cuadros más bellos. Uno de mis amigos, que solía cazar con este coleccionista, me propuso presentármelo a cambio de un porcentaje del negocio que acordáramos hacer. Me negué aduciendo que, si venía a la exposición, descubriría mis obras por sí mismo y le gustarían. Esperé dos años, y al tercer año un hombre se quedó un buen rato admirando mis cuadros de perros para decirme a continuación :
"Soy idiota, acabo de hacerle un encargo a su vecino para el retrato de mi springer ... si hubiera sabido de usted hace tan sólo 20 minutos..."
A través del Libro de visitas supe que había ganado mi apuesta. Desde entonces, Alain D. se ha convertido en uno de mis clientes más fieles, además del más amable. Y un día me encargó el retrato de Sweep, su
springer spaniel .

Cuando Alain hace los preparativos la víspera de un día de caza, su springer spaniel , para asegurarse de que no le dejan en casa, se acuesta entre los bártulos con la cabeza posada en la funda de la escopeta. Precisamente esta escena es en la que Alain quería que inmortalizara a su perro de caza favorito.
Por lo demás, como todo buen mecenas que sabe trabajar con artistas, me dio carta blanca.
¡Esta última frase es un mensaje subliminal para futuros clientes!

Si tenéis un ojo avispado, habréis notado que siempre incluyo una silla en mis cuadros de perros. La silla aporta la dimensión vertical al cuadro y me permite posar objetos en los reposabrazos y el respaldo. Esta silla en concreto la había descubierto en un anticuario unos días antes y tenía ganas de incluirla en uno de mis decorados. Como veis, está hecha en madera de ciervo y gamo y es de Europa central
.
¿Demasiado kitsch?
Ciertamente, pero queda divertida en un cuadro ¿no?

Como podéis observar en esta foto, base para el cuadro,
la chimenea era negra como el culo de un... en fin, en el cuadro más abajo veréis que también soy capaz de inventar ...

Como el salón de Alain era muy oscuro, las fotos que hice sin flash quedaron muy lúgubres, pero las que hice con flash eran aún peores. Así que volví para hacer más fotos del perro, pero en el exterior. Pero Alain había tenido la mala idea de jugar al golf toda la mañana llevándose a su perro consigo. Cuando llegué para hacer el reportaje, Sweep claramente sólo tenía cuerpo de siesta. Se le cerraban los ojos y en cuanto posaba la cabeza sobre la bolsa, se dormía como un lirón .
¡Anda que...!
Esta es la única foto de verdad excelente de dos carretes enteros.

Admirad el cuero granulado de esta bolsa. En la página siguiente podéis ver un detalle del cuadro con el mismo encuadre, para que podáis comparar. Notaréis que la gorra gastada está en una posición diferente y que le insignia del équipage y las diferentes insignias del club de Alain no se ven. En cuanto a la funda, no está en el mismo ángulo que en la foto de arriba.
Me di de cabezazos contra la pared para conseguir ensamblar todos los elementos en la perspectiva correcta en mi cuadro.

 


Ahora que habéis visto las fotos de referencia, echad un vistazo al cuadro final, Continuad la visita