"Dibujos a lápiz: perros de jauría"
Para los que acabáis de incorporaros, os explico: con cada dibujo cuento su historia correspondiente dando a veces algunos consejillos, casi lecciones... pero tiempo al tiempo. Sabiendo que descubrí la pintura por mí mismo y de casualidad en 1997 y que desde entonces soy retratista profesional, aquí os muestro mis primeros dibujos por encargo. Se trata principalmente de perros, pero también algunos retratos de niños.

En 1998, envié la tarjeta de invitación para la presentación de mi primer retrato de perro en acuarela y mi dibujo de un teckel a lápiz a todos los presidentes de équipage s . Éste fue el dibujo que llevó a Madame Monot a ponerse en contacto conmigo para encargarme el retrato de los perros de jauría de su équipage, el "Piqu'avant Sologne". Me sentí muy halagado, sobre todo porque quería que hiciera el retrato basándome en un boceto hecho por el célebre acuarelista Kart Reille, quien había pintado a sus perros la generación anterior.
No obstante, yo no quería vender bocetos ni croquis, y menos aún hacerlos "a la manière de". Yo quería pintar un "Cyrille Jubert", mostrando mi estilo puro a lápiz con todo lujo de detalle.

Así que hice un dibujo suntuoso... aquí podéis ver un detalle. No era exactamente lo que ella me había encargado...
¡Era mucho mejor !

Los bocetos de sus perros preferidos estaban en marcos ovalados sobre paspartús, con los nombres de cada perro inscritos bajo el marco, en unos complicados lazos. Era muy del siglo XIX... El conjunto era... era ...
¡Ah... me faltan las palabras! pues sí, sí ¡a veces me pasa !

Vamos a hablar un poco ahora de la técnica del dibujo. Habréis notado que en este dibujo los contrastes son muy fuertes. En vez de un boceto de un gris bastante uniforme, se pueden apreciar matices de blancos, grises y negros, que dan al dibujo la ilusión del color. Eso es lo que me encanta. Para conseguirlo, he jugado con toda la gama de lápices, del 5H más seco y diáfano al 5B más graso, negro e intenso.
Casi nunca dibujo sobre papel tramado, prefiero el papel de acuarela del grano más fino.

Me encantaba la foto modelo de este dibujo a lápiz, así que me di el gustazo de pintar un cuadro para mí. No puedo por menos que enseñároslo.
Sí, tenéis ante vuestros ojos una acuarela de 50x70cm.
No se trata de una foto. ¿Cuál fue el mayor reto de esta obra ?
Fijaos sólo en las patas de los perros, hay cincuenta, eso sin contar el reflejo sobre el cemento húmedo. ¡Matices blancos infinitos! ¡Qué cuadro! Cuando se lo enseñé al presidente del équipage , lo aceptó entusiasmado, sin media pega.
Tened en cuenta que, en aquella época, poco me faltaba para tener que pagar a mis clientes para que colgaran una de mis obras en su salón.

Me encanta este cuadro, sobre todo por el lugar en que está ambientado: un encantador chateau de la Sologne profunda.
También aprecio al hombre que disfruta cada día y sabe vivir sus pasiones.
Así que no podía pedir más.

La acuarela sobre estas líneas ha servido para ilustrar un artículo muy halagador sobre mí escrito por Philippe Dulac en la revista " Vénerie ". Trato este tema de forma más extensa en la sección dedicada a la Montería francesa, a la que podéis acceder desde el Inicio.
Volviendo a mis dibujos a lápiz de perros de jauría, hice variaciones sobre esta idea de enmarcar un bellísimo dibujo de una jauría con un paspartú ilustrado con bocetos, en concreto dos veces para el Rallye Vielsalm. Aquí tenéis un ejemplo. No es mi favorito, pero el dibujo central vale la pena.

Aquí tenéis un paspartú ilustrado con bocetos.
No es el mejor, pero no tengo fotos de otros, así que.

Sólo quedan dos páginas ¡paciencia!

La primera muestra el retrato de un caniche que se me antoja suntuoso

Otra técnica de dibujo

> Continuar la visita >