Primer cuadro de un perro "Au débotté"

En octubre de 1999, en una exposición que compartía con una escultora, casada con un maître d'équipage , Claude, una de sus amigas, que caza "à courre" el ciervo en el bosque de Rambouillet, me encargó el retrato de su perro, un joven jack russell terrier. Claude quería un retrato simple sobre un fondo uniforme, como el retrato de "Macho", así que hice fotos con esta idea en mente y me puse manos a la obra. Pero no conseguía avanzar con el cuadro porque no quería hacer un simple retrato, un jack russell por enésima vez.

Quería recrear un escenario en condiciones alrededor del perro. Le comenté a Claude la idea y me dio carta blanca .
Hice otra sesión de fotos, pero esta vez, además de a su perro, Claude me confió todo su equipo de montería francesa: látigo, tricornio, vestimenta y las botas de equitación. Sobra decir cuál era su pasión...

Ese día caían chuzos de punta, así que me instalé en mi comedor, con una bombilla halógena en el balcón para simular la luz natural. Parece realmente que la luz del sol inunda la habitación, ¿no? Observad la luz de la ventana y la sombra detrás de la cortina.
¡Qué contraste!

Todas las fotos salieron excelentes y, como guinda del pastel, "Opus", que así se llamaba el perro, había mostrado toda su juventud y vivacidad en su comportamiento. ¡Miradle! Se nota que no está en su casa, que su ama no está ahí. Está un poco desconcertado, pero no inquieto, y aún así se le ve curioso y con ganas de jugar.
Una vez hube terminado el reportaje fotográfico, me llevó seis semanas pintar el retrato: ¡felicidad en estado puro !
Sabía que el cuadro sería hermoso. Reunía muchas texturas diferentes: la madera de la mesa, el látigo, el galón de oro sobre el tricornio y sobre todo el cuero gastado de las botas. Estaban todos los elementos para obtener una naturaleza muerta espectacular, una magnífica composición pictórica. Este cuadro resultó al final como lo había soñado. Claude me felicitó: "es el cuadro más bello que haya usted pintado jamás".
¡Yo estaba encantado! ¡Y además es que era verdad! Donde quiera que expusiera este primer cuadro, me valía el primer premio del público.

Si deslizáis el ratón sobre el cuadro podréis ver al perro en primer plano.
¿No podéis encontrar mi firma ? Está escondida en el escenario. Seguid bajando y echad un vistazo a los Detalles
Primer cuadro de un perro: "Detalles"

¿Por qué esconder la firma, os preguntaréis?
Por dos razones.
La primera, nunca me ha parecido que las firmas embellezcan los cuadros, igual que un grafiti no embellece una fachada. Siempre intento que sea lo más discreta posible.

La segunda,
en noviembre de 1999, expuse en el Salon des Indépendants en París, que celebraba su centenario. Entre los artistas presentes, había algunos grandes maestros franceses del "trampantojo". Así aprendí algunas de las reglas de esta magnífica disciplina. Una de ellas aboga por que la firma se integre totalmente en el decorado. Para el amateur , buscarla forma parte del juego. Este principio me gustaba y me apetecía aplicarlo en este cuadro. En esta obra, el perro está casi en segundo plano. Es el toque de vida en una naturaleza muerta en la que las botas son el sujeto principal. ¿Qué cosa más lógica que firmar en el sitio donde el fabricante hubiera grabado las iniciales del propietario ?
Esta acuarela de 50x70 está barnizada de forma excepcional, por lo que la expongo sin cristal.
¿Y por qué? Pues porque un día, un memo que había venido desde su remota región para que le pintara a sus perros me preguntó que si no sabía pintar de verdad, hacer cuadros auténticos que no llevan cristal delante.

Aquello me tocó la fibra .
De inmediato me puse a investigar y descubrí que las acuarelas se pueden barnizar. Al año siguiente, en el Salon des Indépendants , oí los discursos de unos expertos que soltaban sus doctas peroratas ante mi cuadro sobre mi suntuosa técnica al óleo .
No les dije nada. Seguro que tenían razón .

Se publicó bastante sobre este cuadro en revistas, y gracias a ello conseguí varios encargos importantes.
El primero de todos fue "Impaciencia por salir de caza" que podréis,
ver si continuáis la visita



Si os gusta este cuadro, daros un capricho por Navidad
Está editado en serie limitada de 200 ejemplares

o poniéndose en contacto con el pintor